Cuando los políticos imbéciles creen que se las saben todas…

by Venas Abiertas, 18 junio, 2015

Cuando los políticos imbéciles creen que se las saben todas…

 

Los pañales y los políticos han de cambiarse a menudo…y por los mismos motivos.

Sir George Bernard Shaw

 

Hemos escuchado con detenimiento declaraciones de personajes políticos del partido que actualmente gobierna el país, dando manotadas de ahogado, porque se están ahogando en la tempestad que crearon, me pregunto, ¿es que acaso pensaban poder exterminar a todo un país, sus instituciones y su pueblo sin que nadie dijera nada?. ¿Esperaban robar, saquear y hacer todo lo que les fuera posible para apropiarse de las instituciones y sus fondos, provocando incluso muertes en esas ansias desesperadas por quedarse con todo y que la ciudadanía se quedara tal cuál, que todo pasara sin que pasara nada?

 

Evidentemente no han obtenido los resultados esperados, cuando los imbéciles creen que se las saben todas actúan con prepotencia y soberbia sabiendo como saben, que tienen el poder en sus manos, olvidando que son servidores públicos temporales que deben trabajar por el beneficio de Honduras y su población, no para beneficio propio y que la población ya no es manipulable, que deben rendir cuentas de sus actos.

 

No soportan bajo ningún punto que se les reclamen sus desafueros y actos delincuenciales y han iniciado la acción “la mejor defensa es el ataque” acusando a las personas que se manifiestan contra la corrupción y el latrocinio cometido en las instituciones del Estado, de ser integrantes del crimen organizado o de formar parte de mafias, cuando ha sido el partido gobernante el que se asoció ilícitamente para saquear esas instituciones, cuando fue la cúpula del partido Nacional quien hizo todas las colusiones posibles para quebrar una de las pocas instituciones con fondos, y que se los robaron ocasionando hasta muertes. Cuando han sido algunos miembros de la cúpula de ese partido los que salen fotografiados en reuniones, fiestas y en campaña política con reconocidos narcotraficantes! No manipulen, ya nadie les cree.

 

Y ayer, colmo de los colmos, escuchamos decir a unos “líderes del partido Nacional” que hay personas extranjeras que se infiltran por puntos ciegos para integrar las manifestaciones; por favor! cómo si no nos bastáramos todas hondureñas y todos hondureños indignados para manifestarnos y lo más patético que dijeron, que las antorchas son de contrabando (o sea tildando de contrabandistas a las y los manifestantes) nos sorprende tanta eficiencia! inmediatamente hicieron una actualización del inventario de antorchas a nivel nacional! Ojalá así funcionaran cuando deben cumplir con su trabajo.

 

Acepten de una vez la indignación nacional, acepten de una vez que la población está harta, cansada de tanta impunidad y corrupción y exigiendo cuentas a empleados públicos, desde el presidente hasta un conserje que devenga un salario pagado con nuestros impuestos, y que si es ladrón o corrupto debe salir del Estado e ir preso, como corresponde a los y las delincuentes. No sólo devolver lo robado, en el caso del partido Nacional y el doble como lo dice la Ley Electoral, sino que además deben ir a la cárcel por los delitos cometidos.

 

Acepten de una vez que la indignación generalizada exige una limpieza  del sistema desde dentro, que ustedes ya no tienen absolutamente ninguna credibilidad nacional ni internacional, que han sido deficientes en el cumplimiento de la ley, que ustedes si forman parte del crimen organizado, que saquearon el Estado y provocaron muertes en su camino ambicioso, que son unos corruptos impunes.

 

Para muestra nos hemos tomado la molestia de leer definiciones sobre algunos tipos de corrupción y horror! les anotamos a continuación los que aplican a este gobierno, según lo que diariamente se expone en los medios de comunicación o que conocemos por experiencias propias y contadas en el cotidiano quehacer de las actividades de las ciudadanas y los ciudadanos:

La Extorsión. Este tipo de acto de corrupción es de todos y todas sabido que abunda entre las y los servidores públicos, quienes aprovechándose de su cargo y bajo la amenaza, sutil o directa, obligan al usuario de un servicio público a entregarle directa o indirectamente, una recompensa, por ejemplo las solicitudes de la policía de tránsito para devolver una licencia o no sancionar una infracción, o los pagos a secretarias o escribientes para que coloquen un expediente en primera fila o que transcriban un permiso.

 

El Soborno. Una de las gotas que derramó el vaso de la corrupción y desfalco en el IHSS, ha quedado al descubierto que ciudadanos, ciudadanas y organizaciones, entregaron directa o indirectamente a varios servidores públicos enormes cantidades de efectivo con el propósito de obtener beneficios en las adquisiciones de medicamentos y, en general, estas personas no cumplieron con los requisitos legales establecidos y en muchas ocasiones, ni siquiera cumplieron con la entrega de los medicamentos.

 

El Peculado. Este acto de corrupción ha ocurrido cuando a veces, desde las instituciones, los servidores públicos se han apropiado ilegalmente de bienes que administran, escuchamos en más de una ocasión que personas particulares, con ninguna relación laboral con el estado, utilizan desde computadoras que llevan a su casa, vehículos o viviendas para actividades individuales.

 

Las Colusiones.- Este tipo de corrupción también se llevó a cabo para desfalcar al Seguro Social y fue la asociación delictiva que realizaron servidores públicos con contratistas, abastecedores y arrendadores, con el propósito de obtener recursos y beneficios ilícitos, a través de concursos amañados o, sin realizar los concursos o licitaciones (las famosas compras directas), infringiendo toda la legislación vigente.

 

El Fraude.- También hemos escuchado de este acto de corrupción y es cuando servidores públicos venden o hacen uso ilegal de bienes del gobierno que les han confiado para su manejo. Basta recordar un par de días atrás y leer el caso del Instituto de la Propiedad.

 

El Tráfico de influencias.- Uno de los actos de corrupción más comunes y es cuando un servidor público utiliza su cargo actual o sus nexos con funcionarios o integrantes de los poderes ejecutivo, legislativo o judicial, para obtener un beneficio personal o familiar, o para favorecer determinada causa u organización. Aquí va  incluido desde la información de procesos de licitación que se facilita de antemano a las empresas con las cuales están coludidos, a la formación de fundaciones u ONGs para acceder a beneficios del Estado,  hasta apropiarse de becas de estudio para hijos, hijas y familia o a la colocación en puestos de gobierno de los familiares (nepotismo), negando las oportunidades a personas que en realidad deberían ocupar esos cargos.

 

La falta de ética.- Es un tipo especial de corrupción, que si bien no tiene que ver directamente con la apropiación ilegal de recursos del gobierno y de ciudadanos usuarios, sí entraña entre algunos servidores públicos, una conducta negativa que va en contra de los propósitos y metas de las instancias públicas. Esta falta de ética se pude observar cuando determinado servidor público no cumple con los méritos de su institución, es decir, cuando no conduce sus actos con: rectitud, dignidad, compromiso, profesionalismo, espíritu de servicio, entre otros, sino que regenta o trabaja en una institución por puro beneficio personal.

 

Todos los anteriores aplican, no nos prestemos a ello, todos los anteriores son el alimento, el combustible de las antorchas, y, la única manera de apagarlas es eliminando de raíz ese combustible y encarcelando a todas y todos los corruptos por los delitos cometidos, dar un giro de 180 grados a este desgobierno que ha generado tanta violación a los derechos humanos, femicidios, impunidad, miseria, inseguridad y muerte.

 

Déjennos utilizar una frase de la realidad mexicana, coincidentemente similar a la nuestra, para nuestros políticos “la moral es un arbusto que da moras” y, porque piensan de esa manera son tan sinvergüenzas e inmorales, tan faltos de ética y corruptos, sigan así y la población indignada no cesará en sus manifestaciones contra todo lo podrido que tiene el actual gobierno, donde se pellizca sale pus!.

 

Y finalmente les decimos a las indignadas y los indignados, que con esta clase de políticos parásitos y saqueadores universales,  INDIGNARSE NO BASTA!

 

Venasabiertaspuntocom

18/6/2015